Reflexiones de la cuarentena. Parte 1

Hoy es 9 de abril de 2020. Dia 18 de la cuarentena en México, pues esta dió inicio oficialmente el lunes 23 de marzo.

Quise darme la oportunidad de escribir un poco de lo que he aprendido en este lapso de tiempo, que para muchos se que ha sido sumamente estresante, pues ha desatado muchos casos de ansiedad, trastornos en el ciclo de sueño y sobretodo incertidumbre. 

He de admitir que ha sido un proceso interesante, sobretodo porque tuve que poner en pausa muchas actividades, principalmente funciones de teatro, clases presenciales, pero me ha permitido retomar otros proyectos que tenia en pausa por “no tener tiempo” o “no estar en casa”, ya que son actividades que me implicaban permanecer en mi hogar para ejecutarlas. 

No es la primera vez que tengo que permanecer en pausa por tiempo determinado, me pasó cuando tuve varicela, paperas, y cuando me fracturé el tobillo. Cuando me enfermé tenia apenas 11 años (me encontraba cursando 6to de primaria), y no fue algo que me pesara, pues faltar unos días a la escuela no era algo tan grave, y se solucionaba pidiendo por teléfono la tarea.

Por otro lado, la ocasión que me fracturé si fue algo muy confrontante para mi, ya que me encontraba cursando la maestria en psicoterapia Gestalt, trabajaba dando clases y con funciones de teatro. Fue una pausa obligada y lo padecí mucho al inicio, ya que mi vida tenia que continuar, pero no podía hacerlo como yo quería. El haberme encontrado en proceso terapéutico en aquel momento, así como en grupo de desarrollo humano, sin olvidar todo lo que estaba viendo en mis clases de la maestría me ayudo mucho a cuestionarme ¿Qué tengo que aprender de todo eso?, lo cual me permitió tomar mi experiencia con otra mirada, un tanto mas reflexiva y constructiva, sin minimizar lo que sentía, pues era necesario que yo aprendiera a vivir en esa pausa para estar conmigo realmente.  

En estos casi 20 días de estar guardada, en los que he salido contadas veces, he tenido la oportunidad de descubrir y reflexionar tanto a nivel personal como social lo siguiente.

  1. La importancia de ahorrar. Esto es algo de lo que ya he escrito en varias ocasiones, pero nuevamente reafirmo: qué tan importante es contar con un ahorro para casos de emergencia, ya sea enfermedad, desempleo, o algo tan imprevisto como una pandemia que no se sabe a ciencia cierta cuando acabará. Se que muchas personas viven al día, pero es considerar realmente nuestros gastos fijos necesarios y los no necesarios, y hacer algunos sacrificios para poder tener un fondo de ahorro. 
  2. Diversifica tu campo laboral. Estos dias en facebook existia una dinámica de anotar 10 empleos que hayas tenido, donde uno no sea verdadero. El realizar el ejercicio a nivel personal fue muy enriquecedor, ya que a mis casi 30 años, pude darme cuenta que he realizado mas de 15 actividades que me han generado ingresos a lo largo de mi vida. Actualmente me sigo desempañando en varios rubros simultáneamente, que algunos deben de permanecer en pausa por la misma contingencia (como las funciones a público), sin embargo, existen otras actividades que a la fecha sigo desempeñando y me siguen generando un ingreso, quizá mucho menor a lo que obtengo mensualmente en promedio, pero es algo fijo que me permite seguir absorbiendo mis gastos fijos, sin necesidad de recurrir a mi fondo de ahorro. Si nos dedicamos únicamente a una actividad, podemos vernos en serios aprietos cuando dejamos de percibir ingresos por ese medio, por lo cual siempre es bueno contar con varias fuentes de trabajo. 
  3. Aprender a estar con los demás. Permanecer en un espacio determinado con las mismas personas puede ser un reto. Estamos en una época donde muchos padres se la viven en el trabajo y realmente no conviven con sus hijos, y a estas alturas muchos ya no saben qué hacer con ellos. De igual forma parejas que en la cotidianidad solo se veian contadas horas, pese a que viven bajo el mismo techo. Este es un excelente momento para reconectar con las personas que vivimos, tener tiempo para convivir, hacer cosas en común, disfrutar la compañía, reconectar con amistades aún en la distancia a través de videollamadas. Descubro y reafirmo la importancia que tiene para el ser humano la convivencia con otros individuos, de establecer contacto, que por el mismo acelere del día a día se ha ido perdiendo, estando conectados en redes, pero descuidando a las personas que nos rodean. Es momento de encontrar un equilibrio de estar realmente con las personas en el aquí y ahora.
  4. Aprendiendo del estilo de vida. Cuando no puedes salir, realmente ¿en qué gastas o inviertes tu dinero?. Los gastos se traducen en alimento y un lugar de descanso (y los servicios que implica). Esto permite replantearnos: Si no estuviera en cuarentena, ¿en qué cosas innecesarias seguiría gastando? ¿Vivo en un lugar confortable? ¿Cuento con lo necesario para permanecer cómodo en mi casa durante un periodo largo de tiempo? Así como nos centramos muchas veces en todo lo que hacemos o necesitamos para realizar nuestras actividades en el exterior, lo que vestimos, llevamos, cargamos, hay que cuestionarnos ¿qué tanto buscamos construir también un hogar que nos de confort? 

Estas son algunas reflexiones, o las mas relevantes en este punto de la cuarentena. En unas semanas probablemente escriba una segunda parte, según como vaya descubriendo nuevas cosas. Y tu, ¿qué crees que tengas que aprender de esta experiencia de permanecer en casa?

Deja un comentario