¿Para qué ver teatro?

Cuando se es pequeño, a uno se le lleva a un sin fin de actividades que formaran parte de su visión del mundo, ya sean clases extras de alguna disciplina deportiva o artística, y en algunos casos, se acostumbra a llevar a diversas manifestaciones artísticas: exposiciones, obras de teatro, presentaciones de danza, etc. Evidentemente, en esa etapa uno no elige que va a ver y que no, sino que son los padres o familiares los que deciden qué puede ser una oferta atractiva e interesante para uno como infante.

Muchas veces es a raiz de estas experiencias que muchos decidimos dedicarnos a la labor escénica. No obstante, esto se vuelve en nuestra maldición, ya que alguna vez un maestro en la licenciatura nos menciono en una clase: “nunca más van a disfrutar una obra de teatro”, esto debido a que se desarrolla un ojo crítico, por lo que es difícil ver un espectáculo sin esta visión. 

Por otra parte, la realidad es otra. Asistir a espectaculos artísticos es una tarea que debiera ser una obligacion en uno como creador escénico. No obstante, en la práctica se da el fenómeno que muchas veces son los que menos asisten a este tipo de manifestaciones, quejándose de que no existe público, cuando ellos mismos no realizan esta labor. 

Desde mi punto de vista este no es el único problema, y existe uno aún más grave: ¿qué actitud tomamos cuando asistimos a eventos culturales? En específico, presentaciones de teatro, danza y música. Hace tiempo leí la publicación de un colega en sus redes sociales en donde expresaba cómo el gremio artístico va a ver teatro y en lugar de sólo disfrutar, va a realizar crítica que muchas veces no aporta al crecimiento del mismo. 

Por ejemplo, en la ciudad de Xalapa se desarrolla un Festival de Teatro Universitario organizado por la Universidad Veracruzana, donde alumnos de diversas facultades realizan puestas en escena que se presentan en el Teatro del Estado (sede de donde se lleva a cabo el festival). Se ha observado que muchos de los alumnos que pertenecen a la facultad de teatro son los que emiten una mayor cantidad de comentarios negativos, o bien, de manera destructiva. Evidentemente el producto no se va a comparar con el realizado por jóvenes que estan en formación en el ámbito de las artes. Pero precisamente se debe de tener en cuenta esta variable. 

De igual forma, este mismo fenómeno se da al observar el producto de los mismos compañeros del gremio artístico. Si siendo alumnos se desarrolla esta crítica poco objetiva, ¿qué podemos esperar que pase una vez que egresen? 

Realizar una crítica es algo muy delicado, ya que no se trata de criticar por criticar, o únicamente expresar que no nos agradó. Debemos aprender a reconocer los aciertos que se tienen, o los puntos que se pueden trabajar y mejorar.

Es muy comun que asistamos a espectáculos que no son de nuestro agrado, ya sea por la poetica, linea temática, convención, propuesta escenica, etc., pero el hecho de que no cumpla con nuestros gustos o preferencias no necesariamente significa que este mal, porque a alguien puede que si le agrade. El arte por mucho que trate de ser objetivo al momento de apreciarlo, siempre existiran elementos subjetivos que interfieran en cómo lo recibimos. 

Nuevamente, ¿Porqué o para qué asistimos a eventos artísticos? ¿Para recordar y dejarnos tocar por aquello que nos hizo adentraros en este universo, o únicamente para criticar lo que realizan los colegas? 

Si unicamente vas a asistir para criticar de manera despectiva, ¿qué sentido tiene? Fomentemos el crecimiento entre nosotros como artistas en lugar de destruirnos.

Deja un comentario