Cómo se da la creatividad en la edad adulta

La adultez, legalmente se considera en México a partir de los 18 años, pues se ve al individuo como ciudadano, dándole voz y voto, pero esta etapa, se puede vislumbrar como un periodo más abstracto y complejo.

Cuando se dice que alguien es adulto, se asocia generalmente con responsabilidades, toma de decisiones y al mismo tiempo, muchas ocasiones se escuchan expresiones de parte de la población de jovenes que los adultos son seres aburridos, rutinarios, e incluso poco impresionables, calificativos muy distintos a los asociados con alguien más jovial.

La creatividad en el periodo de la adultez, es un tópico del cual no se ha investigado mucho al respecto, autores como Piaget o Vigotsky se han focalizado al proceso creativo en el periodo de la infancia, sin embargo, es de suma importancia el conocer las características y limitaciones que posee el adulto respecto a la creatividad ya que es mayor el tiempo que se vive como adulto que como niño.

¿Por qué es importante que el adulto continúe nutriendo su creatividad? La creatividad es un bien social, que su mayor virtud es favorecer al desarrollo humano, a partir de la auto realización y elevación de las propias potencialidades.

Csikszentmihalyi (1998) expone que algunos factores que dificultan y llegan a imposibilitar la incubación de nuevas ideas, generalmente van vinculados con la propia persona, a nivel perceptivo, mental o emocional. Algunas causas son los estereotipos existentes en torno a ser creativo, la costumbre o búsqueda de una rutina, una pasividad latente, miedo a lo desconocido, frustración y fracaso, atrofiamiento en los sentidos e imaginación, exceso de trabajo; pero sobretodo, uno de los mayores causantes de la falta de creatividad, es la constante evaluación que se vive, miedo a las opiniones negativas de otros y el darle más poder al otro que a uno mismo, aceptando mas las ideas ajenas, viéndolas como ley suprema y objetiva. Por ejemplo, en situaciones que generan nerviosismo, muchas veces se realizan comportamientos estereotipados, socialmente permitidos, por miedo al rechazo; dejando de ser autentico con uno mismo, generando malestar y un distanciamiento a la creatividad.

El status por ejemplo, es algo que puede desarrollar y coartar la creatividad, según sea el caso y el individuo. Se tomará como premisa dos posibles situaciones para poder aclarar esta idea. Cuando la persona, dentro de su campo no posee un status demasiado alto, llega a tomar más riesgos ya que no tiene nada que perder; pero, por otra parte, quien esta apenas creando una trayectoria o un reconocimiento, no se aventurará tan fácilmente a cambiar su nivel ya que no tiene nada seguro y al mismo tiempo ya tiene construido algo. En el caso de las personas que poseen un nivel muy elevado, se pueden encontrar en ambas polaridades, es decir, si se arriesga, existe la posibilidad de que nadie tome a mal que algunos proyectos fracasen, pero en contraparte, se puede perder todo el status, credibilidad, existir un fuerte rechazo, separación y burla de sus cercanos.

Cómo desarrollar la creatividad en adultos

Csikszentmihalyi (1998) sugiere que se necesita que el adulto tenga un conocimiento de sí mismo, en torno a sus intereses, habilidades, actitudes y limitaciones que posee. A su vez, es necesario que comience a arriesgarse un poco más, a partir del juego, aprovechando cada oportunidad y comenzando a confiar más en sí mismo.

Una virtud que posee la persona adulta, propuesta por Csikszentmihalyi (1998), es la capacidad mental denominada “inteligencia cristalizada”, la cual está en función del aprendizaje, en la formación de juicios sensatos, saber reconocer semejanzas y diferencias, desarrollo del proceso inductivo y razonamiento lógico o en pocas palabras, depende mucho de la reflexión. Esta capacidad no la pueden poseer los niños ya que se requiere necesariamente de la experiencia para poder desarrollarla. Por ejemplo, muchos de los grandes inventos o teorías, no fueron creados por sus autores cuando eran jóvenes ya que necesitaron de más tiempo para lograr asimilar el conocimiento e integrarlo con la problemática a resolver, se requirió de un pensamiento más abstracto y razonamientos más elaborados, que durante la infancia no se pueden comprender.

De manera semejante, Duggan (2009), explica el concepto de la intuición, visto como una emoción o dicho con otras palabras, sentir sin pensar. A partir de esto, expone el concepto de “intuición estratégica”, que se vincula con la innovación, la cual surge cuando se realiza una combinación creativa, juntando elementos pasados de una nueva forma, que a su vez es útil. Me es necesario incluir este concepto ya que, en la vida, es una de las maneras más comunes en que creamos, a pesar que no se ve como tal.

Fragmento de mi Tesis: “La incidencia de los introyectos negativos en los bloqueos creativos en alumnos de la ESAV”

Bibliografia:

Csikszentmihalyi, M. (1998) Creatividad: el fluir y la psicología del descubrimiento y la invención.España:Paidos

Duggan, W. (2009). Intuición estratégica: la chispa creativa en la realización humana. Bogotá: grupo editorial Norma

Deja un comentario