¿Cómo mantener cuentas claras?

Confiar en las demas personas es una habilidad que no todos tienen tan desarrollada. No obstante, confiar en la palabra del otro pareciera que generalmente lo hacemos sin problema alguno, mas cuando se trata de acuerdos laborales entre artistas.

Cuando alguien nos dice que hará algo de cierta forma, confiamos en que asi será, pero ¿que pasa cuando no es asi? Esto generalmente nos lleva a mal entendidos, conflictos, y problemas de memoria, pues cada quien recuerda las cosas a su manera, y llegar a un acuerdo cuando cada uno esta seguro de tener la razón, es dificil, siendo que generalmente una de las partes cede. Esto es una problemática que se da muy frecuentemente, y más cuando se toca el tema de dinero.

¿A quien no le han quedado a deber dinero, porque recuerdan que era otra cantidad la acordada?

Yo no conozco a nadie que no le haya pasado algo por el estilo, y efectivamente, yo tambien he sido victima de estas situaciones, y siempre que me pasa pienso, ¿por qué no lo tenía por escrito, aunque fuera en un inbox o whats?  Si hubiera tenido por escrito las cantidades y plazos de pago, me estaria ahorrando el dar vueltas o estar pidiendo que me paguen algo que me corresponde.

La profesionalizacion de la actividad artistica, tiene mucho que ver con esto. La primera vez que escche la palabra contrato en el ámbito artístico, fue en un taller de producción, que se dio cuando aun era estudiante de la licenciatura; ahí fue cuando nos expresadon: firmen contrato por todo, por muy sencillo que sea, aunque sea en una libreta, pero que la persona lo firme.

No obstante, en la realidad, muchos de los acuerdos con nuestros clientes son de manera verbal, pero si se tiene por escrito, nos ahorraría problemas, ya que ambas partes están enteradas de lo que se realizará, asi como los términos y condiciones.

Y no digo que este mal en confiar en el otro, pero algo que me ha enseñado la experiencia es que una persona que tiene palabra, nunca temera firmar un contrato, porque sabe que aquello que esta acordando lo va a cumplir. Habitualmente las personas que “no lo ven necesarios” o ven como una “exageracion” poner todo en papel, son aquellas a las que hay que tener precaucion.

Recientemente vi en redes sociales de un artista que queria que se le diera un anticipo de su pago, pero nunca estuvo dispuesto a firmar nada, llamese carta compromiso, contrato, acuerdo de buena voluntad, etc., finalizando todo con mal término.

 

En mi experiencia, a las conclusiones que he llegado cada vez que olvido firmar un contrato o establecer los acuerdos en papel, son las siguientes:

  • Si la persona que busca tus servicios no te pide contrato, tu ofrécelo, esto siempre dara seguridad y tranquilidad a tus clientes sobre la seriedad de tu trabajo.
  • Cuando tu eres quien busca a alguien que te brinde sus servicios, pidele que firmen contrato, eso puede espantarlos un poco, pero les da certeza de que es una cosa seria o profesional.
  • Ante cualquier duda sobre los acuerdos que habia establecido, ya sea horario, lugar, costo del servicio, anticipo que se dio, entre otras cosas, revisa el contrato.
  • Si te dicen que te van a dar un convenio a firmar y no te lo dan, insiste en que te lo den, o bien, ofrece uno propio.
  • A veces da miedo perder clientes o trabajo por no querer formalizar el trato en un papel, pero da mas miedo que no veas la fecha en que te vayan a pagar.

Deja un comentario