¿Cómo llegar a acuerdos en las agrupaciones artísticas?

“Poner las cartas sobre la mesa” es una de las charlas que llego a impartir, donde me centro en la importancia de establecer los términos y condiciones al momento de iniciar un proyecto artístico.

En una de las charlas que he dado en torno a este tema, surgió la pregunta respecto a qué cosas se pueden hablar con el equipo y cuales no. Se menciono mucho el tema de los pagos, responsabilidades, pero surgió un tema de suma importancia: la ética profesional.

La ética profesional es este conjunto de normas y valores que influyen al desarrollo de las actividades profesionales. En cada disciplina se cuenta con una serie de valores a seguir para un óptimo desarrollo de las actividades a realizar. Algunos valores que en cualquier área se contemplan son: la puntualidad, responsabilidad, trabajo en equipo, honestidad, lealtad. En algunas profesiones, existen ciertos valores que se deben de respetar muy en particular, por ejemplo, de los abogados, es la justicia, la honestidad, la lealtad, la diligencia y el secreto profesional; los psicólogos, la confidencialidad, responsabilidad y honestidad entre ambas partes, es decir, profesional-paciente, por mencionar algunas profesiones.

En el caso del ámbito artístico, surgió una anécdota, que seguramente a más de uno le ha pasado (al grado que se llega a normalizar): Una agrupacion tiene que ir de gira a otra ciudad para dar funciones en algun festival.

Esta es una situación que genera singular alegria y festejo, ya que es un acontecimiento que no se da todos los dias, tener la oportunidad de compartir tu trabajo con personas de otro lugar es un pretexto perfecto para ir a celebrar. No obstante, estos festejos no siempre se realizan una vez concluido el compromiso de trabajo, sino que se comienza desde el momento en que se llega al nuevo destino. Y nuevamente el problema no es el festejo en sí, sino que se vuelve en un festejo lleno de excesos, siendo que el día en que se debe de cubrir el compromiso de trabajo, se llega desvelado, en estado de ebriedad, o bajo el influjo de otras sustancias. Esto es algo que llega a afectar el desempeño laboral, pues no se está en un estado adecuado para dar una función, y que se llega a volver en una falta de respeto al trabajo del equipo involucrado, y sobretodo, para el público.

A manera personal, he sabido de obras donde los actores no estan reaccionando o realizando su trabajo a como lo venian estado haciendo, y en un caso mucho más drástico, uno de los actores se quedó dormido en plena escena de tan tomado que se encontraba, teniendo que poner un oscuro mucho antes de tiempo para sacarlo del escenario y tratar de despertarlo.

Quiza más de uno piense que exajero, y que no tiene nada de malo, pero pensando en cualquier otra profesion, ¿cómo te sentirias de asistir a una consulta con el doctor y que este se encuentre en estado de ebriedad, o bajo el efecto de otra sustancia? ¿te daria confianza? ¿Acuridiras nuevamente con él? ¿porqué normalizamos o justificamos estas actitudes en el sector artístico, y no con otras profesiones?

Cuando uno es el responsable de un proyecto, todo lo anterior es algo que se puede y debería expresar al equipo de trabajo: estos valores que van a regir al trabajo y al equipo. Muchas veces da miedo externarlo, pues a más de uno puede que no le guste, pero eso puede ayudarnos a evitar aquellas situaciones incomodas que de un inicio si se pudieron haber prevenido, si se hubiera hablado en su momento.

 

 

 

Fuente: https://concepto.de/etica-profesional/#ixzz5L9WeldVp

 

Deja un comentario