¿Cómo establecer tu imagen (branding)?

La imagen en los artístas es algo de lo cual frecuentemente se hace mención, pero en muchas ocasiones en sentido de burla. Se ve como cualquier cosa, y algunas personas lo ven como algo innecesario o absurdo. Sobretodo si eres artista independiente.

Se tiene la creencia que como artistas independientes, no puedes aspirar a ser reconocido, que las personas no saben ni sabrán quien eres, y no tiene sentido cuidar esta “imagen”.

Ante esto, creo que es importante establecer a qué se refiere este concepto. La palabra imagen alude a cómo nos ve el mundo o qué proyectamos en este. Por lo tanto, la imagen publicitaria se refiere a hacer pública esta imagen, sobretodo con fines comerciales, buscando posibles compradores, clientes, etc.

Como artistas, siempre vamos a ser figuras públicas aunque no queramos, por el simple sentido de que buscamos ser vistos (aunque sea en un foro independiente donde quepan 20 personas). Queremos que llegue gente a nuestras obras o eventos, y hacemos todo lo posible por llenar el teatro. No tendria sentido tener una funcion sin publico. Compartimos en nuestras redes sociales todo lo que hacemos en torno a nuestro quehacer escénico, pues nuevamente, queremos que vean lo que hacemos y vayan. Queremos vender nuestro trabajo.

Pero para esto, tenemos que tener claro cual es nuestro público. Nuestra imagen debe ser coherente a quien queremos llegar. Y eso aplica en todos los ambitos de nuestra vida. Quiza muchos piensen que eso es ser frivolo o poco coherente consigo mismo, pero desafortunadamente vivimos en una sociedad que se fija en la apariencia de uno. Simplemente, por poner un ejemplo vago, al ir a un restaurante, tienes dos opciones donde te ofrecen la misma comida y mismo precio, pero uno tiene mobiliario descuidado, poca iluminacion, paredes manchadas y el otro no ¿a cual irias?

Obviamente el gusto se rompe en géneros, y hay quienes el look desalineado les puede parecer atractivo, pero nuevamnete, ¿quién quieres que te compre?

Si como artistas que queremos vivir de nuestro trabajo, inevitablemente tenemos que venderlo. Tener la imagen de “artista” desalineado, con ropa rota, manchada, puede agradar a algunos, pero ¿a qué público quieres llegar?

No digo que tengas que cambiar tu aspecto, pero si ser conciente de todo lo que menciono anteriormente, pues el ciudado de la imagen debe ser considerado como algo importante, y si no lo haces, que sea una decisión propia y no un descuido. Quieres proyectar seriedad, profesionalismo, procura que tu imagen transmita eso. Podemos ser las personas más profesionales en nuestra área, pero una mala primera impresión puede cerrarte las puertas.

Nuevamente, es como cuando quieres conquistar a alguien, la mayoría procura mostrar lo mejor de sí mismo. Lo mismo es con los negocios. Vas a pedir patrocinios, firmar algun contrato, ¿cómo quieres que te perciban?

Tampoco se trata de que todo el tiempo vivas de esta manera, en tu vida cotidiana puedes vestir como más te agrade, pero creo que el objetivo de todo es encontrar este equilibro de saber en que momentos se debe procurar la imagen, y en cuales no es necesario.

Deja un comentario