Cómo aprender a delegar

“Si quieres las cosas bien hechas, hazlas tu mismo”, es una frase que se escucha de manera muy frecuente cuando se trata de trabajar en equipo, ya que cada quien tiene una idea de cómo quiere que se realicen las cosas. Poder compartir de manera clara y directa nuestras ideas al otro, puede entorpecer el resultado deseado. 

Llegar a acuerdos con las personas llega a ser un problema para más de uno. Tener que conciliar, ceder, hacer las cosas de una forma en que quizá no nos parezca la adecuada o la planeada y sobretodo: CONFIAR.

En una reunión que tuve con micro empresarios de diversos ámbitos y giros, uno de los temas que más salió a relucir fue la problemática de contar con personal confiable. Refiriéndose a éstas como aquellas personas que sabes que no van a generar pérdidas en el negocio y que van a realizar lo que les corresponde de manera óptima.

Al no encontrar tan fácilmente un equipo de trabajo confiable, es que más de uno opta por realizar las cosas por sí mismo, sobretodo aquellas personas que son aprehensivas, o un tanto controladoras. ¿Cuál es la consecuencia de no dejar que los demás ayuden con las labores por no considerarlos aptos? Nos cargamos de mucho más trabajo, se tiene menos tiempo para nosotros, se hacer que nuestro equipo no se sienta importante dentro de la agrupación, o que perciban que no tiene sentido estar, ya que no son considerados como elementos importantes del equipo. 

Además, si quieres que tu empresa, negocio, agrupacion crezca, siempre vas a necesitar de más personas involucradas para poder abarcar más. Por lo menos, en mi caso este ha sido mi propósito en este año, aprender a delegar aun más con mi nuevo equipo de trabajo, ya que evidentemente son demasiadas tareas las que debo de realizar, y sola ha sido sumamente desgastante, pues no se puede estar en dos lugares simultáneos, y en algún punto tenia que decidir por una opción. Afortunadamente, al ir creando un equipo de personas que se suman al proyecto, esto ha permitido poder ser empleadora de más personas, que a la vez me ayudan a que siga creciendo la marca de mi grupo teatral Títere Vivo, del cual soy directora en Xalapa desde el 2018. Gracias a ellos, he podido dar un número mayor de funciones, y sobretodo contar con manos que nunca sobran en la labor escenica, ya sea como staff, actores, apoyo en la difusion o elaboracion de producción.  

Si eres una persona a la que le cuesta mucho trabajo confiar en los demás y delegar, algo que puede ayudarte a comenzar a hacerlo es dar a los demás tareas sencillas, aquellas que no afecten de manera trascendental o radical el trabajo. Hay que mostrarles que confiamos en ellos y en que podrán resolver las situaciones que se enfrenten. También hay que recordar que se debe ser lo más claro y puntual al momento de dar instrucciones, porque muchos de los problemas se dan por una mala comunicación, ya que creemos que saben lo que pensamos o que adivinaran cómo se deben de hacer las cosas.  En caso de que no se hagan las cosas como anhelábamos, reconocer si nosotros no fuimos claros con las instrucciones, y también saber pedir y explicar a los demás cómo pueden mejorar o hacer las cosas de manera distinta. Si quieres crecer, es mejor que comiences a hacerte de un equipo que te respalde. 

Deja un comentario